Ivana Souble: la pasión por los caballos, la empatía y el reconocimiento a su perseverancia

Publicado el: 2 de marzo de 2021 | Por:

Ivana es una apasionada de los caballos y logró convertir esa pasión en una actividad llena de empatía que le permite a las personas vincularse con los animales generando lazos en un contexto natural. Eso la llevó a ser distinguida como la empresaria del año en Río Negro por su actividad de equinoterapia desde el Centro Hípico La Esperanza.
 
El Centro Hípico “La Esperanza, es una asociación civil sin fin de lucro cuya principal actividad es la difusión, fomento y promoción de las actividades con caballos en un ámbito educativo, terapéutico y deportivo y quien cumple el sueño de concretar esa actividad en el kilómetro 19.5 de la ruta provincial Nº 1 es Ivana Souble.
 
Todo el trabajo realizado en el Centro Hípico La Esperanza, donde Ivana es acompañado por un gran grupo de personas se vio reconocido a través de la Federación de Entidades Empresarias de Río Negro (FEERN), con la distinción a la “Mujer Empresaria del Año” y eso no solo llena de orgullo a Ivana y el equipo de trabajo de La Esperanza, también les permite seguir apostando al desarrollo de todas las actividades en ese lugar proyectando a futuro.
 
En una visita al Centro Hípico conversamos con la distinguida empresaria que en base a sacrificio, perseverancia y humildad hoy disfruta del reconocimiento y apuesta a seguir creciendo.
 
“La verdad que me dio mucha emoción, mucha alegría. Fue un mimo para nosotros. Si bien fui elegida como empresaria, no soy yo sola. El Centro Hípico se compone de un montón de personas, entonces lo comparto con todos mis compañeros y con todos mis compañeras y fue un mimo para nosotros en este momento porque veníamos con un año muy muy complejo como todo el mundo lo tuvo”, contó.
 
Con la certeza de quien no pretende quedarse de brazos cruzados esperando que todo se solucione, en La Esperanza vieron la manera de seguir adelante en un año tan atípico como fue el 2020.
 
“Tuvimos que reinventar un montón de propuestas e ideas, con un párate de vacaciones con mucha incertidumbre, con no saber qué hacer con empezar a arrancar los motores y llega esta distinción. La verdad fue buenísimo, porque da la pauta que estamos por el buen camino y estamos haciendo las cosas bien, por eso nos dio muchísima alegría a mí personalmente, es un lindo momento para abrazarme y para decir bueno vamos por buen camino y es por acá por donde tenemos que seguir”, reflexionó Ivana Souble.
 
 
“La principal actividad que nosotros tenemos es la equinoterapia que fue la idea principal también que nació el Centro y después con el paso de los años obviamente que por necesidad una desde acá desde el lugar y también por ir escuchando necesidades que estaban llegando de las personas y los intereses de las mismas fuimos evolucionando. Hice todo un camino de capacitarme de profesionalizarme de ir mejorando la infraestructura para poder brindar otro tipos de servicios así que bueno, equinoterapia sigue siendo la actividad principal pero también damos equitación que es una equitación consciente donde se monta de una manera donde uno tenga que ser consciente desde con uno mismo y con el animal también se empezó a hacer el pony Club es una propuesta súper linda y muy enriquecedora para los más peques, se hace un pensionado de caballos y también hacemos rehabilitación equina así que, se abrió bastante la propuesta del hípico”.
 
“La idea nuestra es no sólo crecer nosotros sino que también más profesionales puedan crecer desde este lugar compartiendo la visión que nosotros tenemos y que desde hace 8 años venimos haciéndola, Hay muchísima oferta laboral acá, ahora tienen que empezar a llegar, a acercarse a ver qué se puede hacer como lo podemos reacomodar y los proyectos se van dando y avanzando”, declaró con el optimismo de las personas que todo lo logran. 
 
Voluntariado 
“El voluntariado es el motor de la actividad porque en pistas siempre somos un montón de personas laburando entonces necesitamos de gente con voluntad que venga a acompañarnos. A cambio de esto siempre la idea es enseñarles. Todo lo que nosotros podamos enseñarle todo lo que yo he aprendido se lo quiero trasmitir desde cómo trabajar con un caballo, cómo trabajar en pista, cómo se hace una planificación y que no sea solo -“bueno voy a ayudar”-, siempre se va a ayudar pero también recibis un montón y esa es la idea, desde poder llevarse algo”.
 
“Sucede muchas veces que los chicos que vienen como voluntarios dicen -“nosotros venimos a dar pero nos terminamos llevando mucho más”- y por ahí es donde va, creo que no hay nada más lindo que ir a trabajar de algo, querer ayudar en algo y que encima te devuelve el triple”, contó muy entusiasmada Ivana.
 
Respecto a la posibilidad de poder ganarse el premio nacional representando a Río Negro con su proyecto Ivana se mostró muy esperanzada “ojala que nos vaya bien, que guste el proyecto y que entiendan desde dónde va, desde el esfuerzo que uno hace que también contagie”, refirió y agregó que “la idea es esa, contagiar a demás personas a que se animen a cumplir sus sueños porque esto es un sueño cumplido para mí que se pudo realizar y se puede sostener y la idea es seguir creciendo”.
En el Centro Hípico La Esperanza no solo se respira la calma que ofrece el campo en una mañana de viernes nublada como la que vivimos junto a Ivana cuando la visitamos. También se percibe la vibra del entusiasmo, las ganas de ayudar y superarse para seguir ofreciendo más y ampliar las expectativas de quienes se acercan por necesidades terapéuticas. Pero por sobre todo, al retirarnos del lugar nos llevamos las ganas de querer ser parte y vivir el día a día en el Club Hípico La Esperanza.
Por Alejandro Azaroff