Odarda: “Mientras se echan culpas, avanza el amparo por la contaminación del río”

Publicado el: 15 de abril de 2018 | Por:

Montecino Odarda advirtió que mientras los organismos encargados de sanear el río Negro siguen desligándose de las responsabilidades que tienen, en la Justicia Federal avanza el amparo presentado meses atrás para cuidar a nuestro río.

A pesar de que las autoridades responsables por la contaminación del río Negro, Aguas Rionegrinas, Departamento Provincial de Aguas (DPA) y la Autoridad Interjurisdiccional de Cuentas (AIC), parecen no asumir la importancia y gravedad de la situación de contaminación que padecemos a lo largo de todo el recorrido del Río Negro, menospreciando los impactos, echándose culpas mutuamente, o simplemente evadiendo dar respuesta alguna; seguimos avanzando en la Justicia Federal con el amparo colectivo que presentáramos meses atrás, junto a numerosos vecinos y organizaciones, para que los verdaderos responsables de la contaminación solucionen el problema de fondo y brinden una respuesta adecuada a la salud del ambiente y de toda la población de nuestra provincia.

Al respecto, informamos que en virtud de la medida cautelar dictada por la jueza Carolina Pandolfi durante el año 2016 en el amparo que promoviéramos, la AIC presentó finalmente un plan de saneamiento en que prevé su accionar para los próximos años, lo que fue motivo de diversas observaciones por nuestra parte atento el hecho de que no presenta un verdadero plan de remediación y saneamiento, no adjunta información actualizada ni releva las fuentes de contaminación, además del hecho de que, por ejemplo, se da el lujo de programar obras para el año 2038.

A ello debe sumarse que el pasado 9 de febrero, el titular del Juzgado Federal, Hugo Greca, entendió que la competencia del juicio debe ser la originaria de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, declarándose incompetente y remitiendo las actuaciones al más alto Tribunal de la República, lo que aún se encuentra pendiente de apelación por nuestra parte, dado que constituye un hecho fundamental la cercanía de los actores con el sitio en que debe ordenarse la remediación ambiental.

Lo cierto es que los años pasan y los caños cloacales de los distintos municipios continúan derramando el crudo, en mayor o menor proporción, al curso de agua más importante de la Provincia; y observar esta desidia o falta de interés de los funcionarios responsables al manifestar que el río no está contaminado nos indigna como ciudadanos y vecinos. En este contexto debe ser la justicia quien exija de los funcionarios la acción y respuestas que necesitamos todos los ciudadanos que, participemos o no de las causas colectivas por la defensa del Río Negro, dependemos del mismo para nuestra vida y salubridad.

Suscribite